Terapia de Movimientos Rítmicos ®

Terapia de Movimientos Rítmicos ®

La Terapia de Movimiento Rítmico (TMR) son unos ejercicios basados en los movimientos que hacen los bebés durante su primer año de vida.

Kerstin Linda es una terapeuta corporal autodidacta, fotógrafa de profesión, que observó los movimientos que hacían los bebés y, según ello, desarrolló una serie de Ejercicios Rítmicos, con el fin de conseguir el desarrollo neurológico y motor que los bebés consiguen a través de dichos movimientos

El Dr. Harald Blomberg al tener conocimiento de que tenía éxito con niños y adultos con discapacidades neurológicas severas decidió conocerla y tratarse los signos visibles que el padecimiento de la polio había dejado en su cuerpo. Sus resultados fueron muy buenos, así que permaneció junto a ella en la consulta observando y aprendiendo su metodología de trabajo

El cerebro de los bebés es inmaduro y es la parte del tronco encefálico, la que se encarga de las funciones mas básicas, la que funciona correctamente mientras el resto de las partes del cerebro trabajan sólo en una mínima proporción. Cada minuto en la vida de un recién nacido se generan 4´7 millones de conexiones nuevas.  Este proceso se da gracias a la estimulación que el bebé recibe a través de los diferentes sentidos: auditivo, táctil, kinestésico, visual,…siendo cogido, mecido, tocado… pero también a través de los movimientos que él hace de manera espontánea. Tales movimientos se hacen en un cierto orden, de acuerdo a un programa innato. Así el bebé levantará su cabeza, el pecho, reptarÁ, gateará….Es importante que el bebé pase por todas las fases del desarrollo pues si no habrá una inmadurez neurológica, habrá una parte del cerebro que no se habrá desarrollado adecuadamente o que no habrá recibido la suficiente estimulación

La TMR se basa en unos ejercicios rítmicos y suaves que se hacen tanto de forma activa como pasiva y que consiguen mejorar el tono muscular o relajar las tensiones y espasticidades. Los movimientos rítmicos del bebé hacen que las diferentes partes del cerebro se conecten consiguiendo así una madurez cerebral. Con los ejercicios hay una estimulación vestibular  que incrementa el tono de los músculos extensores lo que propicia que el bebé aumente el tono muscular y pueda levantar la cabeza y su tronco por ejemplo